Fotonoviembre | Miradas Cruzadas. El retrato en la Colección Ordóñez-Falcón de Fotografía
2431
post-template-default,single,single-post,postid-2431,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Miradas Cruzadas. El retrato en la Colección Ordóñez-Falcón de Fotografía

Miradas Cruzadas. El retrato en la Colección Ordóñez-Falcón de Fotografía

1] Del 31 de octubre de 2013 al 23 de febrero de 2014 TEA Tenerife Espacio de las Artes -Sala A C/ San Sebastián,10 Santa Cruz de Tenerife Tel: 922 849 092. Horario: M-D de 10:00 a 20:00 h.

MIRADAS-CRUZADAS-El-retrato-en-la-COFFEric Nehr

  El género del retrato permite comprender el arco que va desde levantar acta fotográfica de un documento social a devenir un agente político, una imagen convertida en cuerpo, o que es capaz de remitir físicamente al cuerpo del espectador, a través de la confrontación con toda suerte de alteridades o de resistencias. La etimología de la palabra “retrato” se remonta al latín “portrahere”, que significaba exponer o revelar. En todas las definiciones de retrato que dan los diccionarios habituales, además de a la finalidad primera de representar el parecido con la persona retratada, también se refiere a que está enmarcado o dispuesto de un modo tal que su finalidad material es ontológicamente pública, indisociable de su exposición. Lo que esta exposición pretende contar es cómo el retrato condensa la historia de la fotografía: la evolución del medio, pero también las posibilidades de introspección psicológica de cada tiempo; de sus usos sociales, pero también del modo en que la fotografía influye en la realidad para poco a poco convertirla, de antemano, en una experiencia por la imagen. Por último, y no menos clave, el retrato es el archivo de la memoria, la posibilidad más perentoria de salvaguardar la existencia. Es el género primordial a la hora de satisfacer paulatinamente las ansias de representación en los flujos informativos e históricos de la humanidad contemporánea. El retrato es entonces un marco de legibilidad o un vector de significación sobre múltiples formas de analizar el mundo contemporáneo. Pero su naturaleza en sí es la que plantea esa relación cruzada elemental: una fotografía de retrato es un nexo entre alguien que mira su resultado, aquel que fotografió y la mirada –o su negación esquiva, escamoteada del objeto retratado. Las fotografías de ciudadanía son un manifiesto no unívoco, abierto precisamente a su negociación entre los miembros de la ciudadanía misma que, por definición, participan desde su contemplación y análisis de su proceso de creación: tienen una responsabilidad fundamental, al cruzarse con ellas, como si hubiesen apoyado los dedos del fotógrafo sobre el botón del obturador en cada toma. Manuel Segade
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

X