LUCÍA PIZZANI

(Caracas, 1975)

Transformación y metamorfosis son temas recurrentes en el trabajo de Lucía Pizzani. Utilizando una diversidad de medios como la cerámica, la fotografía o el vídeo, la artista teje narrativas históricas con conceptos fundamentales de cuerpo y género. Si bien las obras en la sala A de TEA, se aproximan a la figura femenina como escenario de narrativas especulativas que emergen tanto en sus placas de colodiones húmedos Improntas (2013) como en los tejidos de las mujeres-crisálidas Textiles (2013); su último emsamblaje fotográfico en Centro TEA Las Catalinas, Pieles (2019) —realizado ex profeso para la ocasión—, nos acerca a la materialidad de la superficie humana y no humana para apuntar a aquello que define la serie que le da origen: el cerebro límbico como dictador de emociones e impulsos encarnados.

El adorador de la imagen, 2013

Colodiones, textiles y mallas metálicas. Medidas variables
Cortesía de la artista

X