WOLFGANG TILLMANS

(Remscheid, 1968)

Una característica de la fotografía de los años noventa fue poner el foco en asuntos cotidianos, en escenas aparentemente anodinas; una suerte de celebración de los no-tiempos, de los intersticios entre acciones, propia del fin de los grandes relatos. Tillmans consiguió convertir algunas de esas imágenes en iconos de su tiempo, como Summer Still Life (1995) o Untitled (Jam), de 2003. En esta, sobre un banco de cocina blanco, tres botes de mermelada —dos de ellos volcados sobre sus tapas— conviven con el extremo de la rama de una planta que parece aspirar a alcanzar la base de otra planta que descansa sobre un plato.

Untitled (Jam), 2003

Fotografía cromogénica, 40 x 60 cm
Colección COFF

X